Cañón de colores de Dahab



El cañón de colores es un laberinto formado por rocas arenosas llenas de colores, como resultado de las lluvias torrenciales y las precipitaciones en invierno entre las montañas, y ésta es la razón principal de la formación del cañón de colores.


El nombre del cañón de colores se debe a los tonos coloridos de sus paredes, con las vetas de sales metálicas que dibujan líneas en sus areniscas y calizas y les dan un color escarlata. El cañón coloreado se conoce como una pintura de la naturaleza y se considera un laberinto de rocas arenosas llenas de colores morados, dorados, amarillos y rojos, y es una de las maravillas naturales de la Reserva de Taba en el Sinaí. En algunos lugares, alcanza una altura de entre 40 y 80 metros. Se encuentra a 90 km al norte de Dahab, a unos 3 km de Nuweiba, y se considera la ciudad más cercana.

Cómo se formó el cañón: El cañón está formado por rocas de colores en forma de pendientes similares al curso de un río seco, y su longitud es de unos 800 metros. Este valle se formó gracias al agua de lluvia, a los torrentes invernales y a las vetas de sales minerales, para las que se excavaron canales en medio de las montañas después de que fluyeran durante cientos de años. Las diferentes formas de las rocas, llenas de curvas, dan la impresión de que están vivas y respiran. La anchura del valle en algunas partes permite el paso de una sola persona, siendo así un arrecife de coral fosilizado, lo que indica que el Sinaí estaba por debajo del nivel del mar en tiempos geológicos antiguos, con un túnel de 15 metros de longitud en la montaña, y en este lugar se encuentra un punto elevado conocido como el Panorama a través del cual el turista ve montañas de 4 países, a saber, Arabia Saudí, Jordania, Palestina y Egipto, además de parte del Golfo de Aqaba.

Actividad allí: Escalada Hay algo muy agradable sobre todo al amanecer cuando hay brisa y es emocionante ver la salida del sol desde la cima con un buen clima frío que ayuda a escalar, no sólo el clima sino escalar en las primeras horas de la mañana y disfrutar de la calma. Los escaladores deben llevar un guía que los mantenga a salvo y les evite perder el camino. El cañón es una de las atracciones más bellas que existen en el desierto, le aconsejamos que esté en su lista de safaris si quiere viajar a Dahab, ¡sobre todo si le gusta la naturaleza y la aventura!

Después de visitar las pirámides y explorar el patrimonio faraónico de Egipto, tal vez desee visitar y explorar el cañón de colores de Taba tras la visita a Sharm el sheik, que se considera "una de las maravillas naturales del Sinaí".